Saltar al contenido
Doncomo.com ◕‿◕

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

¿Ver más resultados?

El Cedro Vanidoso

Había una vez un cedro molesto y presumido que, encantado de su propia belleza, se pasaba el día deleitándose consigo mismo. Vivía en medio de un pequeño jardín rodeado de otros pequeños árboles que no eran para nada tan hermosos y bien parecidos como él.

– ¿De éste y de cualquier jardín yo soy el más perfecto?, ¡Nadie aquí tiene hojas mas perfectas o tronco mejor formado! ¡Ay, qué pena me da estar rodeado de estos árboles poco hermosos! repetía todos los días hasta el cansancio el presumido cedro.

Al llegar la primavera, el jardín del cedro vanidoso se llenó de belleza y deliciosos frutos de todo tipo. Generoso fue el cerezo al dar de sus sabrosas cerezas frescas. El manzano, siempre tan amable, obsequió sus coloridas manzanas a todo aquel que pasase. No había primavera más hermosa que las de aquel jardín.

Mientras tanto en el centro de aquel espacio de belleza, el cedro se lamentaba y se decía a sí mismo al ver a los demás arboles entregar sus frutos:

  • ¿Cómo un árbol tan hermoso como yo no puede dar frutos igual de hermosos?

se preguntaba aquel cedro indignado.

Fascinado por la idea de poder dar frutos, comenzó a imitar a sus vecinos menos agraciados. Se movió con el viento como ellos lo hacían, se paró como ellos estaban y al final, después de mucho intentarlo, obtuvo lo que quería de lo más alto de sus ramas; salió un fruto igual de hermoso que él.

  • Ahora que por fin tengo mi hermoso fruto podré ser completamente hermoso, como lo merezco; dijo mientras el fruto crecía y crecía.

Pero tanto fue que creció aquel fruto que se hizo demasiado pesado para las ramas del cedro vanidoso, haciendo que se doblara cada vez más, hasta que un día el fruto maduró y se hizo demasiado pesado haciendo que el cedro no pudiese cargarla, quebrando su copa y dejándola completamente destruida y arruinada.

Así fue como el cedro aprendió que la ambición y el deseo de ser superior a los demás pueden llevarnos a perder todo lo que sentimos propio. Nunca debemos ser engreídos ni tratar a los demás como si fuesen menos que nosotros.

Enlace del cuento: https://www.youtube.com/watch?v=61KqNLzUXw4