Saltar al contenido
【 Doncomo.com 】

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

¿Ver más resultados?

El gato con botas

Resultado de imagen para el gato con botas cuento

Había una vez un hombre que durante toda su vida se dedicó a ser molinero, con el pasar del tiempo enfermó y al sentir que la muerte estaba llegando, decidió reunir a sus tres hijos para explicarles cómo sería su vida y cuáles eran sus posesiones más valiosas que les dejaba.

-Hijos, en el día de hoy los he llamado para expresarles los valores más grandes que poseo y antes de que ocurra una desgracia, me gustaría decirles qué les dejaré a cada uno de ustedes.

– Carlos, tú al ser el mayor, te regalo mi molino, ya que gracias a él saqué adelante a esta humilde familia.

– José, tu como mi hijo del medio, te dejo al burro, animal que siempre me ayudó a trasportar el grano y la harina.

– Manuel, a ti te dejo a mi pequeño gato.

Los hijos se encontraban tristes por las palabras de su padre, porque aunque este les había revelado la herencia, ellos lo único que querían era su salud. Pasaron los días y el hombre fallecido.

Un día se encontraban reunidos Carlos, José y Manuel, los hermanos se estaban poniendo de acuerdo para administrar y coordinar el trabajo que ejercería cada uno. Mientras los dos mayores estaban pensando en cómo salir adelante con las posesiones que dejó su padre, el menor simplemente se quejaba de la herencia que le había quedado a él, o sea, el gato.

-No me parece justo, a ustedes les tocaron buenas herencias, Reclamaba Manuel. A ti Carlos te dejó el molino y a ti José te obsequió al burro, a mí me toco ese gato.

El felino que en ese momento estaba caminando por la sala, escuchó las quejas de su amo, por lo que pensó en las posibilidades que le podían ayudar para colaborarle a su nuevo dueño.

-Hola Manuel, no te inquietes, sé que soy un gato, pero no uno común, si me regalas un bolso y unas botas, te prometo que juntos podemos conquistar el mundo y lograremos conseguir las riquezas que tanto sueñas, comentó el gato con dulzura.

-Jaaa, ¿Cómo un gato me va ayudar? No seas ingenuo, Dijo amargadamente Manuel.

-Ingenuo o no, eres ahora mi amo y estoy para servirte, Manifestó muy seguro el gato.

Manuel al escuchar las palabras convincentes del animal, decidió escucharlo y aprobó.

Un día, el joven humano en compañía de su nuevo amigo, salieron muy temprano de su hogar para comenzar la aventura. Luego de largas distancias, el gato con botas escuchó que al rey le gustaba mucho comer perdices; sin embargo, se les hacia difícil obtenerlas por su rapidez. Luego de largas caminatas, Manuel decidió descansar en la sombra de un enorme árbol, mientras que el animal tomó unos granos de su bolso y se escondió hasta esperar que se acercaran las veloces aves. Pasado un extenso tiempo, las perdices aparecieron y poco a poco fueron ingresando en el bolso hasta ser capturadas por el astuto gato.

Posteriormente el gato se dirigió al castillo donde vivía el rey y le entregó las aves, haciéndole creer que esos regalos eran enviados por su amo a quien le puso el nombre de “Marqués de Carabás” para dar más convicción.

Pasó el tiempo y el gato se encontraba jugueteando con su amo, cuando de pronto vio pasar al rey con la princesa, en ese instante el felino le propuso a Manuel que se arrojara sin ropa a las frías aguas del río. El joven sin saber el plan escuchó luego detenidamente la idea del gato y le siguió la corriente.

-¡Auxilio! ¡Por favor, ayúdenme se está ahogando el Marqués de Carabás y le han quitado sus pertenencias! Exclamó el gato.

El rey al darse cuenta que se trataba de su fiel obsequiador, le regaló una fina ropa y lo subió en su carruaje. El gato convenció a unos ogros para que expresaran al momento de que el rey pasara por esas tierras, que estas le pertenecían al Marqués de Carabás. Luego de tantos intentos por parte del gato en reclamar las tierras para su amo, se dio cuenta que el rey ogro tenia el poder de transformarse en animales.

-Me han comentado que eres capaz de convertirte en lo que sea, quiero que te conviertas en un ratón. El ogro ingenuo lo hizo, por lo que enseguida el felino se balanceó sobre él y se lo comió.

Fue de esa manera en que el gato con botas pudo reclamar el nuevo hogar de su amo y pasado un tiempo, Manuel se casó con la princesa. Poco después del fallecimiento del rey, el joven amo designó al gato como el primer ministro.

Resultado de imagen para el gato con botas cuento

Enlace del cuento: https://www.youtube.com/watch?v=TTjZ3yP-oF4