Saltar al contenido
【 Doncomo.com 】

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

¿Ver más resultados?

Resultado de imagen para pinocho

Había una vez, un señor muy anciano llamado Gepetto. Él era un gran carpintero, pero no tenía familia, se sentía solo y triste. Así que un día decidió construir un muñeco de madera y lo llamo Pinocho.

Desde que lo construyo Gepetto se pasaba horas y horas admirando al muñeco de madera. El deseaba que fuera un niño de verdad, que pudiera reír y jugar con otros niños.

Gepetto tenía tanta esperanza en su deseo que una noche apareció en su cuarto un Hada mágica y dijo sin que Gepetto se despertara:

  • “Eres un hombre muy bueno y amable con todos, te concederé lo que está en tu corazón y le daré vida a Pinocho”.

El hada mágica señalo el muñeco con su varita y al instante cobro vida, sacudió los brazos y las piernas. Pinocho al darse cuenta que podía hablar y moverse grito lo más fuerte que pudo:

  • “¡Papá, Papá! soy un niño de verdad”.

Con el grito Pinocho despertó a Gepetto y dijo:

  • “¿Quién está allí?”.

Pinocho contesto:

  • “Soy Pinocho papá”.

Cuando Gepetto vio que era Pinocho corrió a abrazarlo y se puso a bailar de la emoción. Los días siguientes eran felices para el viejo carpintero. Pinocho al igual que todos los niños tenía que ir a la escuela y jugar con sus amigos. El primer día de clases, Pinocho estaba acompañado de Pepe un grillo que le daba buenos consejos.

Pinocho solo quería jugar y no ir a la escuela, pepe le advirtió que debía ir a la escuela pero el no hizo caso y se fue al teatro a ver los títeres. Cuando el dueño del teatro vio a Pinocho exclamo a gran voz y dijo:

  • “¡Maravilloso! Jamás había visto un títere que se moviera solo. Ese títere tiene que quedarse conmigo”.

Aquel hombre invito a Pinocho a quedarse y el acepto, pensó que con el dinero ayudaría a su padre. Por el resto del día Pinocho actuó en el teatro y cuando llego la noche decidió irse para su casa. Pero el dueño del teatro no dejo que se fuera y lo encerró en una caja. Pinocho lloro tanto que al final el dueño lo dejo libre.

Al regresar a su casa se encontró con unos bribones que querían sus monedas. Pinocho como era inocente se las dio y se fue corriendo a casa. Cuando llego a la carpintería Gepetto no se encontraba y comenzó a llorar otra vez.

En eso llego el hada mágica y le dijo:

  • “Pinocho, Pinocho no llores tu padre se fue al mar a buscarte”.

Pinocho salió inmediatamente a buscar a su padre pero en el camino se topó con unos niños y les pregunto para donde se dirigían. Los niños les respondieron:

  • “Vamos al país de los dulces, ven con nosotros nos divertiremos”.

Pepe el grillo le advirtió que no fuera, pero no hizo caso y siguió a los niños. Al llegar, había tantos dulces y diversión que olvido buscar a su padre. Pinocho jugaba tanto y reía mucho con los otros niños que no se daba cuenta que se estaba convirtiendo en un burro.

Comenzó a salirle orejas grandes, patas, su piel se oscureció y le salió una colita peluda. Cuando se dio cuenta, comenzó a llorar. De repente el hada apareció y le dijo:

  • “Debes estudiar y ser un niño bueno”.

Pinocho le prometió al hada que cambiaria y lo convirtió nuevamente en un niño. Pinocho recordó que su padre seguía perdido así que fue al mar pero cuando llego descubrió que Gepetto estaba en una ballena. Enseguida se lanzó al agua y entro en la ballena. Pinocho encontró a su padre y le dijo:

  • “Papá hagamos una fogata, el humo hará que la ballena estornude y saldremos de aquí”.

Así hicieron y la ballena los expulso. Cuando llegaron a casa, Pinocho se arrepintió de haber desobedecido a Gepetto y prometió que se portaría bien siempre. Entonces el hada convirtió a Pinocho en un niño de carne y hueso.

Enlace del cuento: https://www.youtube.com/watch?v=EQa_IySpBx8