Saltar al contenido
【 Doncomo.com 】

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

¿Ver más resultados?

El síndrome de Takotsubo

El síndrome de takotsubo recibe este peculiar nombre ya que cuando se adopta esta enfermedad, el corazón comienza a tener una forma fina y estrecha en su base. La forma que adopta es similar a las ánforas que se venden popularmente en Japón para atrapar pulpos, en este país además se descubrió este padecimiento por primera vez.

La angina de pecho y el síndrome de takotsubo

El corazón es uno de los órganos más importantes del cuerpo ya que se encarga de transportar la sangre por todos los vasos sanguíneos a través de nuestro cuerpo. El corazón se alimenta de la propia sangre que bombea gracias a la acción de las válvulas coronarias, si alguna enfermedad llegara a afectarlas estas no podrían alimentar al musculo con efectividad, haciendo que este sufra, teniendo la posibilidad de producirse una angina de pecho o infarto.

El síndrome de takotsubo muchas veces desencadena dolores parecidos a los de un infarto, los cuales pueden registrarse en exámenes como electrocardiogramas iguales a esta condición pero al someter al paciente a una angiografía para constatar el estado de las coronarias, se puede apreciar que no están obstruidas. Si esta condición se repite puede que el paciente este sufriendo de discinesia transitoria, miocardiopatía o la enfermedad a la que nos referimos actualmente, el síndrome de takotsubo.

¿Cómo se origina?

Este síndrome se puede ver con más frecuencia en las mujeres. Se presenta de mediana edad a edad avanzada, después de los cincuenta. No se tienen los indicios formales que explican cómo esta enfermedad empieza a afectar el corazón, sin embargo todo apunta a que puede comenzar debido a una infección bacteriana.

¿Cómo se diagnostica?

Debido a que es parecido a una angina de pecho este síndrome se puede diagnosticar debido a exámenes dirigidos a verificar si el malestar se trata de una angina de pecho. La persona que lo padece a menudo siente presión en el centro del pecho acompañado de dolor, este dolor no cambia con el reposo y se puede extender hasta los brazos, cuello y estómago.