Saltar al contenido
【 Doncomo.com 】

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

¿Ver más resultados?

Equipamiento: Mochilas de hidratación, ¿Valen la pena?

Hidratarse es un tema crucial en cualquier actividad deportiva. Deshidratarse conlleva severas consecuencias en nuestro rendimiento y salud. Debemos asegurarnos de llevar algún tipo de bebida hidratante. La más común es el agua, aunque las bebidas isotónicas han demostrado recuperar mejor las sales minerales que nuestro cuerpo pierde al hacer ejercicio.

Para ello tenemos los clásicos botellines o bidones que van desde 500cc a 750cc (aunque éstos son son más difíciles de extraer del soporte).

La alternativa: mochilas de hidratación. Son básicamente una mochila con un depósito flexible unido a un tubo con una válvula que deja salir el líquido al morderla. Sus depósitos llevan desde 1 litro hasta 3.

¿Valen la pena?

¿Nuestras salidas van a ser de más de media hora y de intensidad media-alta? Entonces sí.

¿Sólo pretendemos dar un simple paseíllo, airearnos un poco y sacarnos el estrés? Tal vez no merezca la inversión.

Ventajas

– No tenemos que hacer malabarismos para beber, ni detenernos. Sólo tenemos que levantar el tubo que cuelga de uno de nuestros hombros, beber sin sacar las dos manos en el manillar y luego dejarlo caer. En un recorrido técnico, la lucha para sacar y colocar el botellín puede resultar molesta o peligrosa.

– Mayor capacidad disponible. Si nuestra excursión se alarga más de la cuenta (por ejemplo si nos perdemos o cerraron nuestro camino de siempre y tenemos que dar un largo rodeo para volver a casa) y también en esos días de calor en el que el cuerpo nos exige más de la cuenta, agradeceremos el extra de líquido.

– Al pasar por el barro o un charco no beberemos de una boquilla pegajosa y sucia. Los bidones que van cerca del terreno y están sometidos a todo tipo de salpicaduras. La boquilla de nuestra mochila está lo suficientemente lejos como para ofrecernos un trago sin residuos geológicos.

– ¡Es una mochila! Podemos llevar nuestros parches, multiherramienta, etc. Así descartamos estuches bajo el sillín o colgados en el cuadro. Las de competición apenas tendrán espacio para lo básico, pero los aventureros encontrarán verdaderos mochilones capaces de cargar cascos, protecciones, cámara de vídeo, ropa etc.

– En una caída protegen la delicada zona de la espalda. No sustituyen las protecciones vertebrales, pero ayudan en un momento de peligro.

– Nos libramos de los portabidones o soportes, lo que quita peso a la bici.

– Sirven para cualquier otra actividad,  montañismo, senderismo, etc

Desventajas

– Son más caras que los bidones.

– Requieren más cuidados: vaciarlas después de cada salida, colgarlas para que se sequen y vigilar que no le aparezcan hongos. Aunque los materiales actuales previenen este tipo de molestia, dan más trabajo que un simple bidón.

– Al usarlas con otra cosa que no sea agua, generalmente desarrollan olor y sabor y pueden estropearse. No se recomienda el uso de bebidas isotónicas, preparados, etc.

– En verano dan más calor, aunque están diseñadas para hacer circular el aire y el sudor.

En mi modesta opinión es una buena inversión. Pero eso será decisión de vosotros y de vuestros bolsillos.