Saltar al contenido
【 Doncomo.com 】

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

¿Ver más resultados?

La técnica del pedaleo (I): la posición del pie en el pedal

A riesgo de parecer obvios debemos aclarar que la mayoría de la gente coloca el pie de forma incorrecta sobre el pedal. Lo más común es ver a la gente haciéndolo mal.

No es un asunto menor, la posición de nuestro pié repercute no sólo en el aprovechamiento de nuestra energía sino en que no causemos molestias a otras partes de nuestro cuerpo (incluso lesiones). La experiencia de montar en bici debe ser placentera, de otra forma la abandonaremos, privándonos de todos sus beneficios.

En el ciclismo, sin importar el estilo que cultivemos, sea recreativo o de competición, cuenta mucho cómo se alinean nuestras articulaciones.

Este es un artículo introductorio a la técnica del pedaleo así que sólo trataremos un aspecto básico, la postura el pie. Claro que hay otras consideraciones como la altura del sillín, la talla de la bici, etc.

Pero ante todo debemos saber que para un pedaleo efectivo, debemos evitar un error básico: un contacto incorrecto con la superficie de pedaleo.

Sea del tipo que sea el pedal (plataforma o automático) el principio es el mismo: se debe apoyar la zona del metatarso, es decir, la parte carnosa que pié que sigue a los dedos. Ni el talón, ni el arco del pié, el metatarso.

Con excepción de los ciclistas que se dedican a los estilos extremos como freeride, dirt jump, street o downhill (descenso), que usen pedales de plataforma y hagan saltos o acrobacias donde lo importante es mantener el contacto pie/pedal más que la efectividad del pedaleo, no uses la mitad del pié, si quieres evitar calambres en la piernas o dolores de espalda.

Un pedaleo efectivo significa más tiempo sobre la bici, más distancia recorrida y menos esfuerzo. Al poner la “bola del pié” (metatarso) como punto de contacto, transmitimos correctamente la energía que parte de nuestra cadera pasa por nuestra rodilla, tobillo y empuja las bielas hacia abajo en una perfecta alineación articular, evitando lesiones y aprovechando al máximo nuestra mecánica corporal.

Disfrutemos de nuestra bici, ¡empecemos a pedalear como se debe!